Búsqueda
Buscador
Opciones avanzadas
Cargando resultados

¿Por qué un documento electrónico firmado es inalterable?

El proceso de firma electrónica bloquea y congela el contenido de un documento de modo que cualquier alteración del mismo invalida la firma electrónica incorporada.

El proceso de firma electrónica se compone de dos funciones:

  1. Calcular un resumen (hash) digital de longitud fija a partir del contenido completo del documento.

  2. Cifrar ese resumen con la clave privada correspondiente al certificado del emisor. El resumen cifrado se empaqueta con el documento aunque el contenido visible del documento no se cifra, para que sea legible.

El resultado será la firma electrónica.

Todo documento firmado electrónicamente, puede ser validado, es decir confirmar que no ha sido alterado por ninguna causa desde que se firmó, para lo cual hay que realizar el siguiente proceso:

  1. Volver a calcular el resumen (hash) a partir del contenido del documento.

  2. Descifrar el resumen incluido en el documento mediante la clave pública contenida en el certificado del emisor y

  3. Comparar ambos resúmenes. Si son iguales, el documento no ha sufrido ninguna modificación desde que se firmó y, por tanto es válido. Si ambos resúmenes no son iguales, se ha producido una alteración y la firma es declarad invalida.

El método de cálculo de los resúmenes tiene tres propiedades interesantes:

  1. Su longitud es siempre fija, independientemente de la longitud del documento resumido.

  2. Una alteración mínima del documento produce un resumen muy distinto y,

  3. Calcular un resumen no es una operación simétrica: se puede fácilmente calcular el resumen del texto pero no es posible reconstruir el texto a partir del resumen.